miércoles, 5 de marzo de 2014

Opinión. Los Inamovibles de la Vida.


Muchas veces pensamos que por los logros y circunstancias de la existencia, nos volvemos en entes inamovibles en la vida personal y laboral. De vez en cuando, nos olvidamos de manera rotunda que hoy día el mundo es tan veloz y tan fugaz que hace necesario que regresemos a nuestras raíces y pensemos como nómadas; y no exactamente por movernos de un lugar a otro, sino por tener mentes fugaces, fluidas, con el único objetivo de determinar que en realidad la vida no es inamovible, sino que está sujeta a ciclos laborales y personales. 

La competencia personal y laboral ha demostrado que quien no se encuentra capacitado para desempeñar las nuevas tendencias empresariales y las relaciones interpersonales está condenado al olvido. Es por esto que el mundo requiere gente dinámica, con ideas siempre innovadoras, con tendencias a la búsqueda tal vez no de la perfección, sino de la felicidad por el que hacer. 

Frente a esta realidad, es claro que este andamiaje personal está en un cambio fuerte el cual demandaba y demandará siempre entender que como decía Heráclito de Efeso “Nadie se baña en el río dos veces porque todo cambia en el río y en el que se baña”.

No creo y a título personal, tampoco considero que seamos poseedores del título sobre los demás coterráneos, o sobre las “escrituras laborales”. Todo cambia! ¿Qué tanto creemos que somos inamovibles?.

Miguel Andrés Ávila Robayo.
Asesor Jurídico Corporación ISES.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario, te responderemos pronto.