miércoles, 5 de junio de 2013

Opinión. Fragilidad.


Paul McCartney y John Lennon fueron amigos desde la infancia. Juntos lideraron un grupo musical con el que originaron una verdadera revolución social y construyeron un nombre para la historia. Lograron, con George Harrison y Ringo Star una sinergia tal que parecían indestructibles. Sin embargo, el grupo se separó en 1970, la razón, las diferencias irreconciliables entre Paul y John, las cuales se fueron evidenciando a través de la prensa y de algunas canciones publicadas en las que se encontraban sátiras e insultos camuflados entre líneas. Cada uno conocía al otro como ninguno, lo que les daba la ventaja a la hora de atacar pues tenían la certeza de golpear duro, fuerte. A la muerte de Lennon, la amistad de los dos estaba en un punto cero. ¿Qué fue eso tan insalvable? Los amigos son los hermanos que a uno le da la vida. No importa la distancia o el tiempo, cuando los amigos se encuentran se revitalizan, se acompañan, se admiran, se alegran con las alegrías del otro y sufren sus tristezas. Los amigos están ahí siempre, viviendo sus vidas pero pendiente de la vida nuestra. Imagino que McCartney sucumbió a la amargura cuando el asesino puso fin a la existencia de Lennon. Creo que extraña la oportunidad de hablar con el amigo, el verdadero amigo de otro tiempo.

Gustavo Laverde Sánchez.
Director CINI.

Fuente: Investigación Informa (Año 2 Vol. 2 Nº 04 Mayo 04 de 2013)

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario, te responderemos pronto.